Se ha producido un error en este gadget.

martes, 21 de julio de 2009

Crónicas de un cerebro enfermo XI.



27 de julio de 2008

Queridos amigos:

Hace tiempo que no me comunico con ustedes. En primer lugar, debo decirles que el MRI de mayo demostró que mi cabeza sigue andando bien y por lo tanto, puedo empezar a enseñar en la UPR en agosto, cuando me toca un segundo MRI. Tengo cita en Diciembre en MD Anderson, Texas. Entre tanto, ya tuve una defensa de tesis en julio, corregí otra que se defenderá en septiembre y también metí toda la información de mis clases del primer semestre del 2008-09 en “Black Board”.

Mi hermano Gami, que reside en Boston, vino a visitarme en julio. No había podido venir a verme porque recién comenzaba en un nuevo trabajo cuando me dio el soponcio aquel. Al poco tiempo de haber llegado se antojó de hacer pasteles. Tuvimos que hacer unos cuantos de camarones porque para evitar consumir hormonas, sólo como vegetales, frutas, mariscos y pescados. El resto de la familia y amigos se comieron los pasteles de cerdo. Quedaron riquísimos pero Gami no me mete en este embeleco nunca jamás. Es más fácil escribir un libro que hacer 60 pasteles. De pastelera me habría muerto hace tiempo… Llevé a Gami y a mi hija Carla a quedarse con mi mamá y mi papá en la playa de Añasco, pero me volví inmediatamente a casa porque no puedo tomar mucho sol cuando tomo las pastillas de la quimio. Fuimos también a visitar a mi tía Tati (María Magdalena) y al cumpleaños del hijo de mi prima Carmen Julia. Casi todas mis primas del lado Rabell se llaman Carmen como mi abuela, María del Carmen. El otro nombre me viene de la otra abuela: Rita Verónica. El segundo nombre de mis primas es siempre el de sus otras abuelas. Esto es casi Cien años de Soledad. En todo caso, en julio estaban muchas Cármenes de fiesta.

Daniel Torres pasó también por casa pero lo vi muy poco porque vive en el siglo XX sin celular y es difícil encontrarlo. Cuando uno se la pasa de un lado para otro con esperas indefinidas, el celular es la mejor forma de comunicarse. Pude ver a dos amigas que estaban enseñando en verano en la UPR, a Grisel Maduro (que enseña en New Jersey) y a Asima (que enseña en Philli), gracias a este diminuto invento que camina con uno a cuestas.

Nos visitaron también Brian Turner y Sonia Sepúlveda, los amigos con quienes estuve viviendo después de mi operación en Texas. Anduvimos con Rose Marie por el Viejo San Juan y también por Río Piedras, almorzando en El Nilo, con Alan Bernier, Norma y sus nenes. En casa, vimos en mi computadora las fotos que tomamos en casa de los Turner en Texas, sobre todo las de la nena, Ana Belle, que me ayudaba a ver los “flash cards” para recuperar las palabras y le encantaba sentarse conmigo frente a la computadora mientras yo les escribía a ustedes aquellas cartas texanas. Se nos fue mi tan querida ayudante de tres años, pero volveremos a comunicarnos en algún momento con este angelito que ya terminó su misión en la tierra.

Volviendo a la tierra, Danilo se fue a España unas semanas antes de la visita de Gami. Suena de lo más contento con las clases y nos hemos reído bastante con sus ocurrencias en el español. Nos comunicamos unas cuantas veces con mensajes escritos a través del celular. Me preguntó, por ejemplo, si alguna vez habíamos ido con él al Valle de los Caídos. Le expliqué que fuimos en el 2001 pero él y Carla salieron arrancando de inmediato de sólo poner un pie en la entrada de la basílica. Me respondió que fue la misma sensación que había experimentado esta vez y se atrevió a agregar una personificación: “Esta basílica grita, llora y sangra”. Mucho menos poética que el hijo, le contesté que muchos presos políticos de la izquierda republicana habían muerto construyendo esto por mandato del c-br-n de Franco. Danilo me contestó con un vocablo que ya hemos acogido como parte de la Real Academia Española de la Familia Giordano Rabell: “Lo sé, por eso mismo es tan TERROROSA”. “Terror”, “horror” y hasta “error”, “oro”, “rosa” y “osa”, son palabras que se quedan cortas para expresar esa “cosa”. Las palabras y las cosas no son tan transparentes. Quiero pensar que los profesores de español de la UPR interpretarán esto como un caso de influencia gongorina. Por otro lado, aunque el propósito de estas clases era practicar la gramática y escritura del español, a él parece que le ha entusiasmado bastante la clase de “Arte y arquitectura musulmana, cristiana y judía de Toledo” y también la de “Folklore ibérico”. Anduvo en excursiones por Córdova, Granada, Segovia y Madrid.

La Carla llegó ayer de la República Dominicana, donde anduvo en una misión ayudando en la construcción de una iglesia en Higuey junto a los jóvenes de una iglesia luterana de California y un grupo de jóvenes de la Union Church de San Juan (Rita Viera Bernier, Mariel Viera Bernier, Casey La Veccia y Troy Field). Por pura casualidad, les tocó viajar a la República en el mismo vuelo que tomó al padre Darío quien inmediatamente les dio varios teléfonos por si tuvieran algún percance o necesitaran alguna ayuda. Todo salió bien, aunque Carla llegó totalmente tostada, a pesar de que usaba gafas y protector solar. Le encantó la comida dominicana y también la gente de Higuey. Todas las tardes, al finalizar el trabajo de construcción, jugaron pelota, baloncesto y soccer con los muchachos de Higuey. También fueron a la iglesia el domingo y después los llevaron a la playa a nadar y bucear. Pueden ver las fotos de Carla Giordano en Facebook si le piden ser sus amigos, pero les advierto que tiene más de 500 fotos y dice Daniel Torres que ella lo lleva por el camino de la amargura mandándole tantos tatuajes, mordidas, zombies y todas las boberías del caso. Como a Carla le robaron en la escuela el celular, el i-pod y también la cámara, no la dejé llevar a la República Dominicana ni el nuevo celular ni el i-pod para que se pusiera a hablar en español con los dominicanos y ayudara a traducir del inglés al español y viceversa. Con todo y eso, me llamó usando una computadora de un ciber-café y me pidió que le explicara a algunos de los demás padres que en lugar de estar llamando todos los días a sus hijos al hotel, se metieran en el blog de la red donde podían obtener la información diariamente: http://www.zionanaheim.org/blog/. No sé si de verdad estaba tan preocupada por las interrupciones de los padres del descanso de los trabajadores que tenían que madrugar todos los días y trabajar de sol a sol, o nos estaba dando una reprimenda a nosotros, que no llamamos nunca al hotel, como tampoco llamaos a Danilo por teléfono a Toledo. Seguimos el blog diariamente y siempre vimos a Carla muy contenta en las fotos.

Jaime y yo aprovechamos la ausencia de Danilo y Carla para ver muchas películas, ir a buenos restaurantes, descansar y dar una vueltita por Hormigueros. Me gustó mucho este pueblito. Nunca lo había visitado. Es muy limpio y tiene una basílica menor de la Virgen de Moserrate (negra, como debe ser) y por supuesto, allí se puede estar sin que las piedras “griten, lloren o sangren”.

Cuando llegue Danilo Mañana, empieza la cuenta regresiva para pasar al trabajo y comenzar las clases en la UPR (para Danilo y para mi) y en Robinson School (en el caso de Carla). Disfruten lo que queda de este veranito.

Un gran abrazo a todos,

Carmen Rita

No hay comentarios:

Publicar un comentario